Sacerdotes aislados, las primeras medidas tras el primer caso de coronavirus en Tarija

Tres sacerdotes fueron aislados tras conocerse el caso y otra gente está en observación sanitaria. El padre, que pertenece a la orden franciscana, se cree que contrajo el virus hace dos semanas, pero presentó síntomas recién el sábado

El coronavirus ha llegado a Tarija. Luego de 20 días del primer caso en Bolivia, este lunes por la mañana la Gobernación indicó que el departamento registra un caso positivo. Se trata de un sacerdote de 63 años y nacionalidad boliviana que el sábado presentó síntomas y fue trasladado a un centro de salud. 

Tras confirmarse el caso, tres sacerdotes fueron aislados y se tomó contacto con otras personas que tuvieron contacto con él en los últimos días.

Este lunes por la mañana, la Gobernación emitió un comunicado en el que informa de que el padre dio positivo en la prueba de coronavirus y pidió a quienes hayan tenido contacto con él reportarse ante las autoridades sanitarias llamando al número 160.

EL DEBER se contactó con fuentes del Convento Franciscano –que prefieren mantener su nombre en reserva- quienes indicaron que los otros tres sacerdotes que viven en el convento, de nacionalidades polaca, española e italiana, están aislados en los dormitorios de la construcción que ocupa todo un manzano. Junto con ellos, está una cocinera y otras personas que trabajan ahí  y que están bajo supervisión sanitaria en sus domicilios.

“Los tres están bien, ninguno presenta síntomas y está cada uno en su rincón. Una de las cocineras se quedó en el convento y las otras, en sus casas”, informó la persona que habló con EL DEBER.

Por su parte, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Paúl Castellanos, en un contacto breve por teléfono, dijo que el sacerdote infectado está aislado y bien atendido. “Si requiere terapia intensiva, será trasladado al Hospital San Juan de Dios. Todos los demás contactos están bajo supervisión sanitaria”, añadió.

El franciscano estuvo hace unos 15 días en Cochabamba, donde se realizó un encuentro de la congregación y en la que estaba presente un sacerdote de Concepción, que dio positivo a la prueba de coronavirus en Santa Cruz. Se presume que el foco de contagio fue ese encuentro.

Sin embargo, el religioso radicado en Tarija no presentó síntomas hasta el sábado 28 cuando fue trasladado al centro Prosalud en el barrio de Senac.  Esa noche y la mañana del domingo, el convento fue desinfectado en su totalidad y se cerraron temporalmente algunas cuadras a la redonda para evitar la circulación de personas.

El obispo de Tarija, monseñor Jorge Saldías, informó de que las misas fueron suspendidas desde el 18 de marzo. “Hemos suspendido todas las celebraciones litúrgicas, en base a las normas que se dieron desde el Gobierno central”, indicó. Anteriormente, la Conferencia Episcopal había instruido algunas medidas de seguridad para evitar la propagación del virus como evitar dar la comunión en la boca y omitir el saludo de paz en las celebraciones.

fuente, el deber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *