Sorpresivo viaje de la hija de la presidenta a Roboré sigue desatando polémica sobre uso de bienes públicos

Carolina Ribera es representante de la Unidad de Apoyo y Gestión Social de la Presidencia. Viajó al municipio cruceño para entregar víveres a un hogar y escuchar las necesidades de la gente, pero las autoridades locales denuncian que el viaje no fue coordinado con ellas

Carolina Ribera, hija de la presidenta Jeanine Áñez, y representante de la Unidad de Apoyo y Gestión Social de la Presidencia está en el ojo de la tormenta. Este domingo se conoció que Ribera viajó al municipio cruceño de Roboré en un avión de la Fuerza Aérea Boliviana sin haber coordinado su visita con autoridades locales.

“Creemos que si viene en una nave oficial del Estado boliviano, viene por un trabajo, por algo oficial de su despacho, para ello debería contactarse con las autoridades como el corregidor, alcalde, concejales, presidente del concejo o autoridades cívicas, pero no lo hizo”, manifestó Iván Quezada citado por el portal de noticias Detrás de la Verdad.

En redes sociales, se difundió un video en el que se observa a Ribera bajar del avión y a efectivos de la Policía Militar que la reciben y descargan unas cuantas bolsas a una camioneta. Según comunarios Ribera posteriormente se habría trasladado al hotel Biotermal.

La Unidad de Gestión Social emitió un comunicado en el que explica los tres motivos de la visita de la hija de la mandataria a ese municipio: visitar a la familia de la enfermera que falleció por coronavirus, entregar alimentos e insumos de bioseguridad a líderes y autoridades de la comunidad y escuchar las necesidades de la gente. El comunicado fue compartido por la cuenta de Twitter de la presidenta interina Jeanine Áñez quién pidió “dejar de lado cualquier diferencia”.

Polémica por el uso de la aeronave

En la oposición cuestionan el uso del avión del Estado y anuncian investigaciones. El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choquedenunció en conferencia de prensa que el viaje incurre en uso indebido de bienes del Estado. “Ningún familiar cercano puede usar bienes del Estado, eso va a ser sujeto a una investigación más adelante”, indicó.

Por su parte, Álvaro Ruiz, alcalde de Concepción (Tarija) lametó que mientras seis departamentos mandan por tierra sus pruebas de coronavirus a laboratorios del eje troncal, “la hija de la presidenta tiene a disposición avión oficial”. 

Entregó donaciones pese a las críticas

“Vine a visitarlas como una hija a otras hijas, porque yo también perdí a un ser querido y sé lo que se siente. Vine a darles todo el apoyo de la presidenta y mío”, manifestó Carolina Ribera, hija de la presidenta Jeanine Áñez y representante de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia en su primera actividad de hoy en Roboré, cuando fue a visitar a las tres hijas de la enfermera que falleció al contagiarse de coronavirus.

La visita la realizó en el barrio Marista donde viven las tres menores en casa de un primo de la fallecida, días después de que familiares de la víctima del virus manifestaran que las niñas estaban siendo desatendidas por el Gobierno nacional, tanto en su salud como en las gestiones para el cobro de indemnización. Ribera comprometió su apoyo para acelerar las gestiones para la indemnización que les corresponde por Decreto Supremo junto con otras ayudas sociales.

El sábado, familiares de la enfermera fallecida señalaron que ni las niñas ni otros menores de la casa donde están viviendo habían sido sometidos a pruebas para saber si tienen la enfermedad, y que existía recelo en el pueblo ante su situación de salud.

Ribera Añez llegó al municipio de Roboré para entregar alimentos e insumos de bioseguridad que permitan sobrellevar la cuarentena vigente en el país como medida contra la pandemia del Covid-19. En primera instancia, a su arribo el domingo, llegó hasta el Refugio Natural Biotermal, en Aguas Calientes, donde dejó alimentos para los animales que fueron rescatados de los incendios forestales ocurridos en la zona de la Chiquitania en 2019. También se reunió con los pobladores de esa zona que recibieron víveres e insumos de bioseguridad.

Casi al mismo tiempo la primera mandataria publicaba en su cuenta de Twitter: “Vivimos un momento en el que debemos dejar de lado cualquier diferencia para luchar por la salud desde la unidad. Vamos a salir adelante”, en respuesta a las críticas de actores políticos por la aparición sin previo anuncio de la joven, en un avión de la FAB.

Luego de la visita a las menores, Ribera Áñez se trasladó hasta el Hogar de Niños San Francisco de Asís llevando arroz, fideo, harina, carne, aceite, azúcar, entre otros alimentos que servirán para que puedan cumplir con la cuarenta junto a otros insumos, como el alcohol en gel, para que apliquen las medidas de protección contra el coronavirus.

La entrega fue agradecida por la Hermana Carmen Justa Toledo, una de las responsables del hogar. “La recibimos con mucho cariño, agradecidas por todo lo que nos está dejando que es de mucho beneficio”, indicó la religiosa.

Posterior a ello, la entrega de alimentos se hizo a los presidentes de los 17 barrios que componen el municipio de Roboré para dotar las ollas comunes que preparan a sus pobladores. Esta dotación se hizo en coordinación con el pastpresidente del Comité Cívico, Martin Carrillo, la presidenta del Concejo Municipal, Maritza Flores, y otros Concejales.

Finalmente, concluyendo sus actividades, la hija de la presidenta llegó hasta el Hospital Municipal Germán Vaca Diez donde entregó una cámara de desinfección y equipos de bioseguridad como guantes, barbijos y otros implementos.

fuente el deber