En Lima ya dejan de atender a los adultos mayores graves

El presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva dice que pronóstico de recuperación de adultos mayores es bajo.

El presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, Jesús Valverde, afirmó que en los hospitales de Lima ya se está haciendo una selección de pacientes graves por la  Covid-19 y  no se atiende a los adultos mayores que requieren de unidades de cuidados intensivos (UCI).

“Lo que ya no estamos permitiendo es que ingresen adultos mayores a las UCI, porque su pronóstico de recuperación es bastante bajo frente a un adulto joven, y también por el riesgo de morbilidad que tienen”, declaró Valverde en una entrevista publicada por el diario Correo.

El último reporte del Ministerio de Salud señaló que los casos detectados de la epidemia en Perú son 88.541, de los cuales 57.473 se presentan en Lima, donde imágenes publicadas en redes sociales muestran diariamente las salas de emergencia de los hospitales abarrotadas por pacientes que en muchos casos requieren oxígeno.

Valverde renunció el viernes al comité de expertos que asesoran al Ministerio de Salud (Minsa) en el combate de la epidemia, tras discrepar con el manejo del equipo del Hospital Dos de Mayo, de Lima, y con el ministro Víctor Zamora.

El representante admitió que los médicos afrontan un “dilema ético” ante la poca disponibilidad de camas UCI y también cuestionó que las autoridades del Gobierno aseguren que aún hay unidades para atender a los pacientes que necesitan ventilación mecánica. ”Si tú me dices que hay una cama libre porque el paciente salió de alta o falleció, esa cama la voy a tener que definir frente a un conjunto de 10 pacientes, que pueden ser de edad mediana adulta o adultos mayores”, sostuvo.

Agregó que “no es que cada paciente tenga la oportunidad de llegar a UCI”, por lo que los especialistas ahora son “más selectivos” y buscan “pacientes que, potencialmente, sean más recuperables que otros”.

Valverde dijo que cree que la “selectividad” es similar “en todos los hospitales Lima, porque están colapsados”, aunque en el sur del país todavía “hay camas que pueden ser operativas”.

“En Lima ya estamos en la fase de selección, te puedo dar esa respuesta. Estamos viendo qué pacientes pueden ser recuperables y quiénes no entre los infectados graves que esperan ingresar a UCI”, reiteró.

El médico sostuvo que para los expertos cada UCI debe tener “personal de salud altamente calificado”, además del equipo especializado, pero el Gobierno denomina así “solo al equipamiento biomédico”.

Perú superó  los 92.000 casos y más de 2.600 fallecidos por la epidemia, mientras se alertó que los hospitales de Lima se encuentran al límite.

El Ministerio de Salud (Minsa) señaló que en las últimas horas se detectaron 3.732 casos más de la enfermedad y murieron 125 personas, con lo que la cifra total de infectados escaló a 92.273 y los decesos a 2.648.

La epidemia mantuvo su epicentro en Lima, una ciudad de 10 millones de habitantes que presenta 59.712 casos y 915 fallecidos, con lo que capacidad de atención hospitalaria ha llegado al límite, según alertó la Defensoría del Pueblo. 

Minsa informó  que, del total de casos detectados, 7.408 están hospitalizados, 133 más en las últimas horas, y 850 de ellos en unidades de cuidados intensivos (UCI) del país.

El jefe de la oficina de Lima de la Defensoría del Pueblo, Alberto Huerta, manifestó su preocupación porque parte del personal sanitario está en aislamiento u hospitalizado por presentar problemas de salud, “lo que representa una menor atención a los pacientes, en un momento de elevada presión”.

La Defensoría remarcó que espera que se amplíe “en el más breve plazo” el número de camas, ambientes y equipo médico para la atención de pacientes y que también se refuerce la atención en establecimientos de salud de primer nivel, para descongestionar los hospitales de mayor complejidad.

Después de que el presidente Vizcarra anunciara que el Gobierno mantendrá muchas de las restricciones después del término de la cuarentena nacional, que debe concluir el próximo domingo, el primer ministro, Vicente Zeballos, declaró que una eventual ampliación de la emergencia nacional está en “permanente evaluación”.

“En estos momentos estamos en la cuarta cuarentena, que debe culminar el próximo domingo. Todas las decisiones y cada una de las prórrogas han estado sujetas a criterios médicos científicos. Es el Minsa, a través de los equipos profesionales, el que lo determina. Nosotros, como Ejecutivo, tomamos la decisión”, remarcó. En su criterio sería  ideal  que “se mantenga esta meseta y que las medidas de contingencia tenga un efecto inmediato” para  bajar el impacto.