Ministro de Salud será convocado a declarar por sobreprecio de respiradores y ordenan paralizar el 50% del pago restante

El titular de Transparencia señala que hace cinco días se solicitó el contrato, pero aún no fue entregado. El Estado pagó cuatro veces más por un equipo básico que tuvo que ser actualizado

Marcelo Navajas, ministro de Salud, tendrá que acudir a declarar por el sobreprecio en la adquisición de 170 respiradores ante la emergencia sanitaria por Covid-19. El Estado pagó casi cuatro veces más por la herramienta que, incluso, tuvo que ser actualizada para tener funcionalidad en el país.

Es correcto, el ministro de Salud será convocado a declarar, porque él es la unidad solicitante de estos equipos y se debe aclarar por qué la necesidad de esos equipos. Ya tienen dos observaciones estos equipos, primero si servían o no para la crisis sanitaria, y después por qué del sobreprecio”, adelantó el titular de Justicia y Transparencia Institucional, Álvaro Coímbra, en entrevista con la red Uno.

En la víspera surgieron más dudas por la adquisición, debido a que la empresa española GPA Innova vende cada respirador, en su versión básica, la que fue solicitada por los intermediarios para Bolivia, en unos 6.567 dólares, pero se pagó 27.683 dólares.

La autoridad reveló que existía una segunda oferta que ofrecía los mismos equipos en 12.000 dólares, incluyendo el traslado al país, pero se optó por la otra oferta, razón por la que se ordenó al Ministerio de Economía la paralización del pago del otro 50 por ciento restante, abriendo un proceso de conciliación con la importadora.

Marcelo Navajas, ministro de Salud, tendrá que acudir a declarar por el sobreprecio en la adquisición de 170 respiradores ante la emergencia sanitaria por Covid-19. El Estado pagó casi cuatro veces más por la herramienta que, incluso, tuvo que ser actualizada para tener funcionalidad en el país.

Es correcto, el ministro de Salud será convocado a declarar, porque él es la unidad solicitante de estos equipos y se debe aclarar por qué la necesidad de esos equipos. Ya tienen dos observaciones estos equipos, primero si servían o no para la crisis sanitaria, y después por qué del sobreprecio”, adelantó el titular de Justicia y Transparencia Institucional, Álvaro Coímbra, en entrevista con la red Uno.

En la víspera surgieron más dudas por la adquisición, debido a que la empresa española GPA Innova vende cada respirador, en su versión básica, la que fue solicitada por los intermediarios para Bolivia, en unos 6.567 dólares, pero se pagó 27.683 dólares.

La autoridad reveló que existía una segunda oferta que ofrecía los mismos equipos en 12.000 dólares, incluyendo el traslado al país, pero se optó por la otra oferta, razón por la que se ordenó al Ministerio de Economía la paralización del pago del otro 50 por ciento restante, abriendo un proceso de conciliación con la importadora.