El personal de salud rechaza convertir al centro El Bajío del Oriente en un hospital para enfermos con Covid-19

Denuncian que la Alcaldía no implementó el plan de contingencia, que contemplaba la habilitación de dos domos

El personal del hospital El Bajío del Oriente está en emergencia. Médicos, enfermeras y trabajadores del centro de salud protestaron este lunes en rechazo a la decisión de la Alcaldía cruceña de convertir a dicho establecimiento en un centro de atención de pacientes con Covid-19 sin haber habilitado ambientes ni adquirir los equipos y materiales necesarios. 

El personal asegura que, a mediados de mayo, la Alcaldía aprobó un plan de contingencia, pero hasta la fecha no ha sido ejecutado.

El secretario ejecutivo del Sindicato de Trabajadores del hospital, Rubén Flores, explicó que los funcionarios son conscientes de la necesidad que existe de ampliar la capacidad hospitalaria ante el avance del coronavirus; sin embargo, asegura que el nosocomio tiene todos sus espacios copados y, lo que es más grave, no cuenta con salas exclusivas para pacientes con Covid-19, por lo que recibir infectados en esas condiciones puede provocar la contaminación de todo el hospital.

La Alcaldía aprobó el plan de contingencia, pero este quedó en papeles. El hospital no ha sido acondicionado, pero ha sido incluido como un centro centinela de Covid-19. La gente piensa que nosotros somos los malos, pero no es así, la realidad es que no podemos recibir pacientes con coronavirus en estas condiciones”, manifestó Flores, al agregar que tampoco han recibido materiales de protección.

El dirigente explicó que el plan de contingencia contemplaba la habilitación de dos domos, cada uno con diez camas, para pacientes que requieran terapia intensiva; sin embargo, después la idea cambió y se anunció  la habilitación de 80 camas en la infraestructura principal; no obstante, ninguna de las medidas fue ejecutada.

El personal también reclama por la demora en el recojo de los cuerpos de los fallecidos, cuyos restos permanecen hasta 18 horas sin ser llevados a la morgue.