Áñez: “A Bolivia le queda (elegir) el camino violento del MAS o el del Gobierno que prioriza la salud”

La Presidenta volvió a tildar de “terroristas” los hechos acontecidos en Cochabamba y Santa Cruz

La presidenta Jeanine Áñez afirmó este jueves que a Bolivia le quedan dos caminos: el de la violencia y separatismo que ofrece el Movimiento Al Socialismo (MAS), o el de su gobierno, que hace esfuerzo por la salud y la economía del país.

En otra jornada de ataques al MAS y a sus miembros, Áñez dijo que su gobierno se esfuerza por sacar adelante la economía del país, de priorizar la salud, mientras las familias se sacrifican en cuarentena y se exponen a policías.     

“En ese escenario lo que recibimos de Evo Morales, del MAS y del señor Luis Arce, son ataques violentos a la democracia como si no hubieran muchos problemas. Viene esta gente con sus ambiciones y sus negocios cocaleros y arman un esquema violento de oposición, un esquema que de frente utiliza tácticas y métodos terroristas”, sostuvo en su discurso durante un acto de reconocimiento a los policías caídos, víctimas del coronavirus.

Una vez más hizo mención a los recientes ataques y agresiones que se le atribuyen a MAS y sus seguidores: la quema de torres de telecomunicación, secuestro a periodistas, bloqueo de carreteras y la omisión de la cuarentena en el Chapare, que en sus palabras, puso en riesgo al departamento de Cochabamba.

“Hay dos caminos para Bolivia. Por un lado está el camino que ofrece el MAS y su candidato, (que) es el camino de la división, la violencia entre los bolivianos como lo han hecho durante 14 años, y es el camino por el cual Evo (Morales) y sus cocaleros intentan retornar al poder”, dijo.

“Por otro lado está en camino que el Gobierno y la enorme mayoría de las familias y los hogares bolivianos queremos: el camino de la unidad, de los bonos, de reactivar la economía, de cuidar la salud, del orden, de la democracia y de la ley. En suma, el camino de ayudarnos entre todos. Ese es nuestro camino y esa es nuestra misión”, agregó en su discurso.

A lo largo de esta semana, tanto la Presidenta como sus ministros, principalmente de Gobierno, Arturo Murillo; y de Defensa, Fernando López, han calificado a los últimos hechos ocurridos en Cochabamba y Santa Cruz, de “terroristas”, y es al MAS a quien acusan por ello.