Políticos ven que Áñez hace campaña abiertamente en sus actos

La mandataria de se declaró partidaria de los valores republicanos

Los adversarios políticos de la presidenta, Jeanine Áñez observaron que los discursos y las apariciones públicas de la mandataria son abiertamente proselitistas y que sus convocatorias son las de una candidata y no de una dignataria.

Así lo reflejó el asesor de la alianza Libre 21, Luis Vásquez Villamor, quien dijo que cualquier acto o discurso presidencial es tomado como parte de la campaña de Juntos.

“La presidenta hace campaña a partir del ejercicio del gobierno. Totalmente distinto sería que la presidenta renuncie y fuera a dedicarse a gobernar, pero mientras tenga la dualidad de ser presidenta y candidata, tiene la voz embargada frente al país”, dijo el abogado constitucionalista Luis Vásquez.

El diputado Amilcar Barral, por el contrario, dijo que la presidenta tiene mucho cuidado a la hora de asistir a cualquier evento y recordó que hasta ahora ese manejo fue escrupuloso, tanto en el discurso como en las declaraciones que realiza y que no hace uso de los bienes del Estado como ocurría con el anterior gobierno.

El discurso

Pero ayer, la presentación del Plan de Reactivación Económica Agroindustrial fue el escenario que aprovechó la presienta Jeanine Áñez, para hablar de política. Críticas contra el MAS, descalificación de la industrialización y recuento de su trabajo en la lucha contra el coronavirus fueron el contenido de su discurso ante los empresarios. Como corolario, la mandataria se declaró partidaria de los valores republicanos.

“Aquí va una noticia para el populismo, la industrialización no es obra de los políticos, es obra y audacia de los industriales”, fue la primera frase que lanzó la mandataria. 

Luego dijo que “hay dos caminos: están los que piensan que hacer economía y hacer industria en Bolivia es una tarea ideológica de la izquierda populista, que esa tarea, por tanto, implica disminuir las libertades, instalar la dictadura, hacer alianzas con los bloqueadores, con los violentos y con el populismo estatista. Pero también están los que piensan que hacer economía e industria en Bolivia es perfectamente compatible con hacer la democracia, con pacificar y dialogar como lo hemos hecho la semana pasada, cuando hemos logrado la segunda pacificación de Bolivia”.

Después remató cuando dijo, “pueden esperar los que apostaron a que la industrialización de la caña era cosa de la dictadura del MAS”. Esto en alusión al Gobierno de Morales, que instaló el ingenio San Buenaventura en el norte paceño, como competencia a los cañeros de Santa Cruz a quienes compró tecnología. 

Asimismo, se declaró seguidora de los valores republicanos, “hay los que piensan que industrializar Santa Cruz es una tarea compatible con la idea de la República, Yo soy de esas ideas, yo creo en la República y en los valores republicanos”, refirió.

Después defendió su decisión de crear bonos y dijo que seguirá haciéndolo pese a las críticas que recibe desde otros sectores. “En el mundo empresarial me dicen que los bonos no son una medida económica, yo les respondo que son la medida más importante que hemos tomado en la economía, porque si la economía no es para la gente, entonces ¿para quién es?”, remató.