Las mujeres son las más afectadas por el estres del encierro y el teletrabajo

Por la actual pandemia del coronavirus que atraviesa el país y el mundo las actividades laborales en su gran mayoría se realizan desde casa o el teletrabajo lo cual incrementó los niveles de estrés, sobre todo en las mujeres porque se multiplicaron sus tareas dentro del hogar.

La psicóloga Raquel Melgar, indicó que tanto hombres y mujeres son afectados por el encierro y el trabajo desde casa, pero los niveles de estrés son mucho más fuertes en las madres de familia, ya muchas pacientes sufrieron un desbordamiento de esta afección.

“Se ha multiplicado el trabajo en especial para las mujeres y eso si ha generado estrés y ha hecho que muchas de mis consultantes se sientan desbordadas”, dijo.

El Covid-19 continúa teniendo una parte de la fuerza laboral en teletrabajo, hasta incluso el Gobierno validó la modalidad de trabajo para las personas que se encuentran en algún grupo de riesgo, pero poco a poco algunas instituciones vuelven a la normalidad.

Las consecuencias que trajo esta nueva modalidad no solamente fue de una carga física, sino también mental, en especial en las mujeres, es decir, si en un principio estaban divididas entre su trabajo y su hogar, pero de manera muy marcada, ahora con el teletrabajo desde sus hogares deben cumplir varias funciones al mismo tiempo.

“Nos ha tocado a las mujeres por la división del trabajo, no solamente la carga física si no también la mental, de las preocupaciones del hogar que ya se tenía y a eso le añades que tienes que trabajar desde casa, en un ambiente donde tu hijo te pide una cosa y otra, y además estas trabajando, el estrés se suma de una manera no equilibrada”, explicó.

Indicó que, si anteriormente se tenía un horario establecido, sobre todo en las entidades privadas, ahora el horario de trabajo se ha extendido, es decir las personas continúan trabajando.

“Eso te agrega estrés por que los horarios de trabajo se han multiplicado, si a eso le añades la carga de la casa porque hay que mantenerla limpia, y por la pandemia se han multiplicado por mil las medidas de seguridad y entonces tienes que tener mucho más cuidado con la limpieza, mucho más cuidado con las compras”, agregó Melgar.

El año pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) encendió todas las alarmas sobre el aumento del estrés laboral y sus graves consecuencias -calificándolo como una pandemia global y reconociendo el burn out (efecto quemado) asociado al agotamiento mental, emocional y físico causado por el trabajo, como una enfermedad-, actualmente, como consecuencia del Covid-19, la situación se hace insostenible.

CONSECUENCIAS

Algunos estudios se han focalizado más en las consecuencias cognitivas que implican problemas de memoria (lapsus y olvidos selectivos de información relacionada con el ámbito laboral), dificultad para centrar la atención en temas laborales, problemas de concentración y un decremento en la capacidad para realizar varias tareas a la vez.

Pero también se encuentran las físicas que se presentan como ser el insomnio, indicadores cardiovasculares anormales, padecimiento de hipertensión y diabetes, problemas de tiroides, y en una gran mayoría, surge sintomatología de enfermedades dermatológicas, además dolores de cabeza y cefaleas tensionales.

Además, al identificarse las consecuencias emocionales, se detectaron los ataques de pánico, ansiedad y sintomatología depresiva.

“Está comprobado que el estado de ánimo, en general las emociones se gestan en tu cuerpo a partir de órdenes de tu cerebro, si tu cerebro tiene un pensamiento de estoy en peligro, evidentemente las hormonas que se generan y los neurotransmisores, van a poner a tu cerebro en modo protección, y evidentemente puedes llegar a enfermarte, te puede dar desde una jaqueca hasta un cáncer, dependiendo como tú lo manejas”, añadió la profesional.

COMO COMBATIR EL ESTRES

Melgar aconseja que la personas ya sean hombres o mujeres deben comenzar a tomar medidas para equilibrar el estrés, “la actitud con la que tu decidas enfrentar, puede hacer la diferencia”, dijo.

Puedes delegar responsabilidades, si tienes tu pareja o con quien lleves la carga en el hogar, así sean tus hijos y si tienen más de cuatro años pueden empezar a hacerse cargo de sus quehaceres, como el tender sus camas, recoger sus cuartos, entre otros.

En cuanto a su pareja es bueno ser corresponsables, que ambos se hagan cargo de las actividades del hogar.

Rebajar las expectativas, las personas en la mayoría de los casos son muy exigentes, al querer controlar todo lo que está pasando en su entorno y que las cosas le salgan como creen que es lo correcto, pero si se retira un poco la expectativa y se acepta que se puede hacer el mejor intento, porque hay cosas que se salen de control, los niveles de frustración disminuirán y por lo tanto el estrés bajará.

Buscar un espacio personal, es bueno poder relajarse con una ducha larga, tener un espacio para ti y tu pareja, contactarse con amigos.

“Esos espacios de desestres, esos espacios donde te permites ser y estar contigo, también suele ser como una protección”, finalizó.